Twitter a 280 caracteres: ahora con el doble de posibilidades de que te malentiendan

Aquí el que firma estas líneas, al principio, no entendía Twitter. Me hice una cuenta, seguí a mucha gente famosa, les respondía con ilusión de ser contestado y hasta ahí mi interactuación.

Todo empezó con el “Señoras que…”

Era más de Facebook, de soltar tochos profundos, políticos, sociales, o compartir tontadas de grupos. Grupos que dabas like solo porque tenían un nombre simpático. Todo empezó con el “Señoras que…” y fue seguido de cientos y cientos de grupos de los cuales solo hacía gracia el nombre, después el contenido era el mismo, mismos memes, mismas “desmotivacioenes” copypasteadas y blablabla. Pero Facebook era mi red social, donde poder poner spam de tus sesiones de DJ, conciertos, grabaciones, ensayos, vamos, era un brasas.

A mi me llevó a Twitter el señor GRRM porque es donde encontré más actividad a la hora de hablar de su saga. Algo bastante irónico. Una saga tan extendida siendo comentada en un formato tan sintético.

No puedes llegar nuevo a Twitter pretendiendo tener un Facebook 2.0, es una filosofÍa distinta.

El caso es que entré, desempolvé mi vieja cuenta, limpieza de follows, nuevos follows, cambio de target y… si, me enganché a Twitter. No puedes llegar nuevo a Twitter pretendiendo tener un Facebook 2.0, es una filosofía distinta. Es la inmediatez. Aunque hay expertos buceadores en las profundidades de la TL de aquellos a quienes odian y necesitan poner en entredicho, lo que importa en Twitter es el momento y la fuerza con la que dices las cosas. Alto y claro. Al grano.

Por eso, aunque a veces he pecado de usarlos, no terminan de gustarme los hilos. No al menos como un medio habitual de comunicación de algunos tuiteros. Luego te llega Manuel Bartual y te hace verdaderas maravillas. Pero la inmesa mayoría de hilos no son más que un post de un blog segmentado en bloques de 140 caracteres. Para eso escribe un blog y comparte con un tuit. O escribe un tuitlonger. Eso no es twitter.

Y es que Twitter es cada vez menos Twitter con eso de añadir los “momentos” y ahora con la posibilidad de difundir mensajes el doble de largos. Lo cual, dicho sea de paso, solo va a servir para que tengas el doble de posibilidades de que no pillen el tono sarcástico de tus palabras, la ironía, o la carencia de la misma y tengas que tuitear “@followerquenoteentiende me hago responsable de lo que digo, no de lo que entiendes”.

Creo que este fenómeno de los #280characters y sus implicaciones en el modelo de comunicación que presenta Twitter lo ha retratado muy bien en este tuit de 280 caracteres de Juan Gómez-Jurado. ¿O es sarcasmo?

Padre de mellizos, friki, músico, blogger, informático | Le pongo voces a mis hijos | Conspiran contra mi. Lo presiento en la Fuerza | Mi lobo huargo me ayuda

Deja un comentario