Red7

En Red7 no nos complicamos y tenemos un objetivo claro: ir ganando cada vez que finalice nuestro turno o estaremos fuera de la partida. Así que coge tus cartas y vamos a conocer lo nuevo de Tranjis Games.

UN VISTAZO POR ENCIMA

Red7 es un filler de Carl Chudyk y Chris Cieslik publicado hace ya algunos años allí en su casa. Por suerte nos llega ahora de mano de Tranjis Games (Virus!, ¡Cobardes! y Mondrian) en una edición fiel a la original que, visualmente, teniendo en cuenta que “sólo son cartas”, es muy bonita.

Un juego de 2 a 4 jugadores que escala bastante bien (da igual a cuantos juegues, es igual de divertido) y con una edad recomendada de +10 años.

+10 años. Pues bien, como es normal, al ser esto un blog de paternidad, tenemos “niños de esos” a mano para probar y, habiendo probado con una de 6, efectivamente, le va largo. No por falta de partidas, ni por no controlar la lectura, es que el juego necesita “un algo más”. Así a ojo podría decir que a partir de los 8 quizá ya vayan cogiéndole el truco. Pero dependerá de cada niño, como siempre.

Como también se que la gente es de hablar mucho, antes de que llegue a vuestros oídos por otros medios lo confesaré yo mismo: en una de esas partidas con mi hija, con sus cartas boca arriba para ir explicándole las distintas opciones que tenía, me ganó. Y ahora ya podemos pasar rápidamente a lo siguiente.

COMPONENTES

Lo más importante (sí, soy de “esos”), una cuna en la que las cartas caben enfundadas.

Y luego las cartas, claro.

  • 49 Cartas de Juego
  • Carta inicial
  • 4 Cartas de Referencia de Jugador
  • 2 Cartas de Referencia de Desarrollo

En las 49 cartas del juego encontraremos 7 cartas numeradas del 1 al 7 de cada uno de los 7 colores del juego.

Ah, sí, y también se incluye el manual.

PENSAMIENTOS FINALES A LA MITAD

Toma ya. A ver, a continuación pasaré a explicar el juego y quizá sea algo largo, por lo que antes de que os canséis de leerme voy a comentar mi opinión sobre el juego (pero luego seguid leyendo).

COMPRADLO. YA. Si tenéis hijos a partir de, como he dicho, unos 8, lo disfrutaréis con ellos y si no da igual, os vais a divertir igualmente juguéis con quien juguéis, porque aunque lo normal es que os hable de juegos infantiles, este no lo es. Además, al ir muy bien a 2 añado desde ya Red7 a mi lista de recomendados cuando me preguntan por juegos para disfrutar en pareja.

Como ya he comentado (en un universo alternativo en el que los pensamientos finales van al final del post y donde ya habríais leído el cómo se juega) al principio cuando intentas comprender o explicar el juego lo más normal es que las paredes acaben llenas de sesos tras varias explosiones de cabeza pero, una vez que superas tus primeros turnos y descubres cómo funciona y lo muy simple (y a la vez profundo) que es el juego, empiezas a disfrutarlo muchísimo.

“Pero es que es un filler”. ¡NO!  Bueno, sí, en el sentido de que dura entre 5 (sí, en serio, hay rondas que se acaban antes de empezar) y 30 minutos, pero no es un filler de jugar por jugar a algo sin usar el cerebro, tendremos que esforzarnos por ganar.

En definitiva, que me ha requeteencantado y estoy deseando meterlo en la mochila de “juegos que se vienen conmigo a sitios”, ya que, por si no había quedado claro, tiene un tamaño muy transportable.

CÓMO SE JUEGA

Soy de los que se leen las reglas y no se enteran de absolutamente nada hasta que no ponen el juego sobre la mesa y cuando me enfrenté a este la verdad es que sentí pánico.

Por suerte, como decía, además del manual contamos con cartas de ayuda que podemos usar en las primeras partidas hasta que nos demos cuenta de lo tremendamente fácil que es la mecánica.

El juego cuenta, además, con tres niveles de dificultad, aconsejando que se empiece con el básico para aprender. En esta versión no habrá puntos de victoria, sólo rondas en las que se gane o pierda.

Como soy de aprender jugando, antes de explicaros en qué consiste el juego vamos a preparar la partida. Pongamos que somos tres jugadores. Dejamos la carta inicial en el centro de la mesa, repartimos 7 cartas a cada jugador y una más frente a cada uno boca arriba, será la primera carta de nuestra área de juego.

Y ahora comenzamos (commençons). La primera regla de la partida (marcada por el color rojo, enseguida vemos de qué hablo) especifica que quien tenga la carta más alta gana. En este caso el jugador con el 5 ganaría, por lo que será el jugador a su izquierda el primero en jugar.

ACCIONES A REALIZAR

Le toca al jugador con el 2 violeta, pues, y para poder seguir jugando tiene que lograr acabar su turno ganando la partida. Para ello debe realizar una de estas 3 opciones:

  • Jugar una carta en su área de juego
  • Usar una carta para cambiar la regla vigente (en el centro de la mesa sobre la carta roja)
  • Jugar una carta para cambiar la regla y otra en su área (es decir, las dos opciones anteriores juntas)

Primera opción

Como la regla vigente nos indica que gana quien tenga la carta más alta, si el jugador tuviera en su mano un 6 o 7, podría jugarlo y así ya iría ganando, por lo que le tocaría al siguiente jugador.

Si tuviera un 5, podría jugarlo teniendo en cuenta que, en caso de empate de los valores numéricos, decidirán los colores. En la imagen de arriba, de las cartas de ayuda, podréis ver una escalera de colores y observar que el rojo es el más fuerte, seguido del naranja, amarillo, etc. Por eso, de jugar un 5, el jugador inicial debería jugar uno de esos 3 colores para poder ganar.

Segunda opción

Cada color, además de servir como escala, tiene asociada una regla que hace cambiar el juego si lo colocamos en el centro de la mesa.

  • Rojo: gana quien tenga la carta con el número más alto y, en caso de empate, el color que valga más
  • Naranja: gana quien tenga más cartas de un mismo número
  • Amarillo: gana quien tenga más cartas de un mismo color
  • Verde: gana quien tenga más cartas pares
  • Celeste: gana quien tenga más cartas de diferente color
  • Azul: gana quien tenga más cartas formando una escalera
  • Violeta: gana quien tenga más cartas menores a 4

Al ver todo esto, me estalló la cabeza. Pero tras superar el miedo inicial te das cuenta de que no importa nada, que cada vez que te toque sólo tendrás que fijarte en la regla vigente, en si puedes cumplirla para ganar y si no, en mirar tus cartas y leerlas, que te explican bien claro qué hace cada una.

Así que volvemos con nuestro jugador y pensamos: tenemos un 2 violeta por lo que podríamos ganar cambiando la regla (soltando una carta en el centro) con una carta verde, ya que seríamos el jugador con más (el único) cartas pares.

Tercera opción

Si no logramos ganar con una sola carta, tenemos la opción de jugar las dos, cambiando la regla y jugando una carta que nos ayude a cumplirla.

En este caso, por ejemplo, podríamos jugar una carta violeta para cambiar la regla y dejando en nuestra área de juego otra carta menor a 4.

Esta opción es sin duda la que más nos facilitará el juego PERO recuerda, si llega tu turno y no tienes cartas con las que jugar y lograr que tu área de juego cumpla la regla establecida en ese momento, estarás fuera, por lo que es buena idea intentar reservar tantas cartas como puedas.

Y ya está, si eres el último que permanece en juego, enhorabuena, has ganado.


¿Hasta ahora bien? Pues dejamos la versión básica y vemos lo interesante, que es pasar a los siguientes niveles y que nos ayudarán a saber, por ejemplo, que son esos símbolos en las esquinas de las cartas impares.

RED7 AVANZADO

En lugar de jugar rondas sueltas usaremos puntos entre rondas con tan sólo 2 reglas adicionales pero que le dan muchísima más profundidad al juego:

  • Si juegas una carta en el centro (cambiar la regla) y el número de esa carta es mayor al número de cartas que tienes en tu área, puedes robar una carta del mazo (interesante, ¿eh?).
  • El ganador de cada ronda se asigna una serie de puntos teniendo en cuenta que si jugamos 2 se necesitarán 40 puntos para ganar, 35 si somos 3 jugadores y 30 si jugamos 4.

¿Y cómo asignamos los puntos? Pues el ganador deberá coger todas las cartas de su área de juego que coincidan con el color de la regla establecida y ponerlas a parte. Esos serán sus puntos (contando los números de las cartas) y no se podrán usar en las siguientes rondas. Si nos quedamos sin cartas en el mazo para jugar, se acaba el juego y gana el que más puntos tenga.

RED7 INFERNAL EXPERTO

Las cartas impares tienen unos iconos en las esquinas y nos indican acciones adicionales a todo lo anterior. Cada vez que juguemos una de ellas en nuestra área de juego (no al soltarlas como reglas) debemos realizar la acción indicada.

Y como esto ya está siendo bastante largo, pues las voy a explicar también.

  • Retira una carta de tu área de juego y ponla boca arriba sobre la pila de reglas o boca abajo en el mazo.
  • Juega otra carta de tu mano en tu área de juego.
  • Roba una carta del mazo
  • Escoge una carta del área de juego de otro jugador y colócala boca abajo sobre el mazo.

Y eso es todo. Gracias a Tranjis por la copia para la reseña y recordad, para los días que estéis con el cerebro en modo vegetativo unas partidas al modo básico no van nada mal (ya es bastante divertido jugarlo así), y para cuando queráis mayores retos, siempre podéis usar los otros dos.

Junto a su hija de 6 años, Tang tiene un blog/canal de Youtube sobre juegos de mesa y literatura infantil. Madresfera le dio un premio.

Fundador de la revista digital Yonocompropan.com y de BlogDads.es

Deja un comentario