¿Qué decir a quién acaba de perder un hijo?

Allá va, tengo la respuesta a esta pregunta y ¿por qué? pues porque lo he vivido dos veces, ambas durante el embarazo y cada una en diferentes etapas del mismo.

Muy poca gente se puede poner en el lugar de las personas que acaban de pasar por esta desgracia y, casi siempre, se intenta minimizar el dolor e intentar consolar con desafortunadas frases que si las dijera un niño se las podrías perdonar o comprender, pero viniendo de adultos demuestra una falta de empatía total.

Nada va a consolar este hecho. Nada. Es un momento difícil y muy duro. Da igual si tienes más hijos, si era antes o después de tal semana, si al menos sabes que puedes tener más, si a tu prima le ha pasado lo mismo, si apenas lo has notado. Da igual, en serio, guárdatelo porque lo vas empeorar, a parte de generar dolor vas a crear un enfado y malestar que no se necesita.

Todo es tan simple como decir un escueto “lo siento“.

Ya está.

No hace falta más, en serio.

No obstante, si aún así sientes que necesitas decir algo más, o hacer algo por esa persona que tienes enfrente, porque tienes una relación afectiva más allá de un conocido, ya sea familiar o amigo o por lo que sea, y si crees que realmente vas a hacerlo, le puedes decir un “si necesitas algo, dímelo“.

Y para terminar, otro comodín, ofrece tu hombro y/o da un abrazo a esa persona. Quizá no le apetezca hablar, quizá no le apetezca estar acompañado o quizá se derrumbe en ese momento sobre tu hombro.

Comprensión, empatía y ayuda es todo lo que hace falta en esos momentos no consuelos o frases llenas de aire.

4 Comentarios

Deja un comentario