Cómo ser un buen padre

Seguro que muchos os habéis preguntado antes de tener a vuestros bebés si seríais unos buenos padres. Una vez lo tienes, te preguntas si lo estarás haciendo bien. Pensando en el futuro, querrás que tu hijo/a te recuerde como un buen padre y para ello pones todo tu empeño. ¿Quieres saber cómo ser un buen padre? Pues lo siento, pero eso no se estudia ni se aprende.

Cada persona tendrá su propia concepción de lo que es ser un buen o mal padre pero una cosa está clara, si amas a tu hijo por encima de todo y solo buscas su bienestar, lo estás haciendo bien. Siempre queremos que las cosas sean sencillas y tengan sus pautas marcadas, si sigues estos tres pasos tendrás el trofeo de padre del año en tu vitrina. En la ma/paternidad las cosas no son tan fáciles y no encontrarás un manual del buen padre. No busques la aprobación de la gente, haz lo que quieras, como quieras y como creas que será mejor para tu hijo.

¿Si le doy un cachete seré un mal padre? ¿Si le grito seré un mal padre? Pues seguramente alguna loca del chirri te diga que sí. Y volvemos al punto anterior, no busques la aprobación de todo el mundo. Como diría El Lobo Solitario “No eres una croqueta para gustarle a todo el mundo”. Sigue tu instinto como papá, que no sabes que lo tienes, pero está ahí, te lo aseguro.

¿Qué es para mí ser un buen padre? Ser un buen padre no lo marcará el que le des más o menos caprichos a tus hijos, tampoco decirle que sí a todo y que haga y deshaga a su antojo sin ningún control. Para mi ser un buen padre es estar ahí, simplemente estar. Cuando a tu hijo/a le haga falta la ayuda de su padre que no se encuentre un vacío, o una caja llena de los juguetes más caros del mercado. Celebra con él sus éxitos y ayúdale a superar sus fracasos. No minimices sus problemas, lo que para ti es una tontería para él es su vida, simplemente sé su hombro en el que llorar y dale palabras de aliento para que supere su drama personal. Igual que tú te has podido equivocar en la vida, deja que ellos se equivoquen, aunque duela, así aprenderán más que teniéndolos bajo tus faldas toda la vida. Lo que tu hijo quiera hacer lo hará, con tu consentimiento o sin él, así que mejor estar prevenido e ir preparando el terreno para cuando la realidad le golpee en la cara.

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece perfecto, no tienes por qué estarlo. Busca tu propia definición de ser un buen padre y llévala a cabo, sólo así sabrás que estás siendo el padre que te gustaría ser. Guíate por ti mismo, deja que tu hijo/a te guíe, juntos conseguiréis la mejor relación paterno-filial, la vuestra, la que de verdad te tiene que importar.

Cómo ser un buen padre es un auténtico misterio que tendrás que resolver por ti mismo. No busques la respuesta a esta pregunta, no hay una global y válida para todos. Suerte en tu andadura como papá, durará toda la vida y seguro que conseguirás ser el mejor padre para tus hijos.

Deja un comentario