Comer carne te hace ser el más listo de la clase

Es fascinante observar que, tras años de estudiar una carrera de ciencias como la Biología, con su Endocrinología, Fisiología (con su metabolismo, …), Bioquímica, etc., cursar estudios de postgrado (master y doctorado), donde realmente se enseña Evolución humana es en la carnicería del pueblo.

Como vegetariano, una de las cosas que más me dicen es que el hombre ha evolucionado gracias al consumo cárnico, sobre todo de aquellos que comen carne o pescado a diario. Sí, es cierto que el paso a ser omnívoros tuvo un impacto muy grande en nuestra evolución allá por el paleolítico (aunque sin ser experto creo que aún hay cierta controversia si primero fue el huevo o la gallina, si el desarrollo de un cerebro más grande, un adelgazamiento en el intestino grueso y un alargamiento del intestino delgado empujó al homo de turno a buscar comida nutricionalmente más densa, o si por el contrario el consumo de carne (y todo lo relacionado como la caza, la necesidad de comunicarse durante ella y el uso de utensilios) fue el detonante de la expansión de la corteza cerebral humana). Pero ese mismo argumento, el de la evolución, se puede usar para explicar que ese proceso también nos lleva a saber de bioquímica, de principios nutricionales y metabólicos, etc. Gracias a todos estos conocimientos hoy en día se puede tener una vida completamente sana (permitirme que diga, que en mi opinión más sana) prescindiendo del consumo de carne y pescado. Hoy podemos diseñar dietas basadas en alimentos ricos en proteína como la quinoa, o la chía, y consumir alimentos ricos en hierro, vitaminas y oligoelementos, sin necesidad de prescindir de nada, pero sin consumir carne o pescado.

Desde hace 5-6 años baso mi dieta en un 98% en el ovo-lacto vegetarianismo, y peso 100 kilos. Lo hice por problemas de salud (digestivos) que se solucionaron completamente, pero también por conciencia personal. No es que niegue que el consumo moderado de carne/pescado sea bueno (creo que las recomendaciones de los que sí saben, no del Dr. Choped, dice que hay que comer carne o pescado máximo 2-3 veces a la semana), si no que lo que no estoy dispuesto es de alimentarme de sufrimiento, adulteración y química debido a una industria alimenticia deshumanizada, en la que sólo importa la cantidad y no la calidad.

Y no sólo eso, mi hija de 3 años y medio no ha probado carne o pescado nunca. Sus patrones bioquímicos son de tener una salud de roble, su actividad física y mental de 10, y crecimiento por encima de los percentiles, y aunque peque de orgullo paternal, cuando la comparo a otros niños en el parque la veo más avanzada que al 75% de aquellos de su misma edad. No soy un dictador alimenticio, si mi hija me pide una burger se la comerá. Pero será de la mejor carne posible. A día de hoy, cuando la ha querido probar no le ha gustado (os quedáis sin la excusa de “eso es porque aun no la ha probado”, lo siento).

Lo que hay, además de mucho evolucionista de la Universidad de Campofrío, es mucho desconocimiento. Ser vegetariano no es comer lo mismo que los “normales” sin carne ni pescado, si no saber combinar alimentos, comer mucho más variado (cereales, legumbres, semillas, etc.) y entender principios de nutrición. Si, da mucha más faena y es más caro, pero igual que no me como a mi gato ni al perro del vecino, no me como una vaca o un cerdo. Eso se llama especismo, y es lo que convence a tu cerebro de que te comas el bacon pero llames salvajes a los chinos por comerse a los perros. ¿Cuál es la diferencia?

El veganismo es más de lo mismo, haciéndose bien se puede vivir bien. Es complejo, hay algunas carencias (B12) que se han de obtener de suplementos alimenticios (los ovo-lacto vegetarianos no lo necesitamos porque con el huevo consumimos B12 a punta pala) pero no se puede a priori tachar de sacrilegio. Conozco tíos de 100 kilos, que parecen toros desbocados jugando al futbol, que son veganos y no tienen problemas. Por lo tanto, aunque como dice mi amigo Barbasjoputa hay gente que puede decantarse por estas decisiones alimenticias/estilos de vida para camuflar un desorden alimentício (no nos olvidemos que es una enfermedad y no un capricho), ¡no es de recibo que caigamos en la absurdez de “asociar” el veganismo o el vegetarianismo con caprichos dietéticos! Compañero, pasate por el grupo Telegram que te echamos de menos y te daré algún consejo para comer menos cerdo y más goji, acerola, kale o quinoa, porque se puede vivir una vida plena y sana sin comer carne ni pescado y no es excusa para nada.

Tan poca excusa es que no he escuchado nunca a un vegetariano o vegano decir “pues como tú no comes lechuga, yo me como 3 huertos”. No obstante, es frecuente que alguien, con carne sangrienta en la boca, te diga que las chuletas están buenísimas y que si tu no comes él se comerá el doble… ¿mal de conciencia?

PD: no soy nutricionista no, aunque haya pecado de titulitis al principio del post. Pero darme la licencia de asumir que con esa formación soy capaz de ir a la fuente de los estudios científicos nutricionales y evolutivos para dar una opinión, algo contrastada.

 

Papá de una hermosa princesa! Científico, geek, animalista y flexitariano! Disfrutando de cada sonrisa!

Deja un comentario